lunes, 11 de febrero de 2013

10 estrategias saludables para un vuelo en avión




  1. Llegue con 2 horas de antelación al aeropuerto. Para que pueda elegir el asiento localizado en la salida de emergencia, pues así tendrá más espacio para estirar las piernas, reducirá el riesgo de que se formen coágulos y estará de mejor humor durante todo el trayecto.
  2. No se siente con las piernas cruzadas. Mejor levántelas y póngalas en algún carrito de equipaje para que esté más cómodo.
  3. Si puede, viaje en primera clase. Los asientos de tela de la clase turista son el refugio ideal para los ácaros y otros alérgenos y gérmenes. Los asientos de primera clase suelen ser de piel, que es un material más higiénico.
  4. Lleve su teléfono celular con carga completa. Es indispensable que en su celular completamente cargado también lleve los números telefónicos de las principales compañías aéreas. Si su vuelo está retrasado o se cancela, puede llamar de inmediato para volver a reservar, lo que será más rápido y menos estresante que hacer cola.
  5. Reserve el primer vuelo del día. Es más probable que esté a tiempo, por lo tanto, es menos probable que usted se estrese. También es más probable que hayan acabado de limpiar el avión.
  6. Combata la presión del oído. Mastique un chicle, trague saliva con mucha fuerza o dé un gran bostezo cuando el avión esté despegando o aterrizando, esto le ayudará a nivelar la presión de su oído medio y así evitar que se le tapen.
  7. Lleve una botella de agua. Cada día son más las líneas aéreas que no sirven comida, y, por otra parte, los retrasos inesperado (como estar sentado en la pista 90 minutos esperando a que el avión despegue) pueden hacer que su nivel de azúcar de desplome, es por ello que lleve en su maleta o a la mano una botella de agua.
  8. Una almohada inflable. Le permitirá dormir en el avión sin despertarse con el famoso dolor de cuello.
  9. Utilice una mochila para sus pertenencias. Así podrá usar las escaleras convencional y no las eléctricas o los elevadores. Lo más probable es que las escaleras del aeropuerto sean sólo para usted; además, es una magnífica oportunidad para estirar las piernas y quemar unas cuantas calorías antes de abordar. 
  10. Mientras espera su vuelo, camine por la terminal. Tómese una aspirina ¿Ha oído hablar de la trombosis venosa profunda, también conocida como síndrome de clase turista? Cuando uno se sienta sin moverse durante horas, la sangre se queda en las piernas y pueden formarse coágulos. Si uno de esos coágulos llega a los pulmones o a otro órgano vital, podría ser mortal. La aspira adelgaza la sangre, lo cual reduce la posibilidad de que se formen coágulos.